Simbología de dragones

Simbología de dragones
Indice de Contenido[Mostrar]

Simbología de dragones

Los dragones no solo han sido utilizados como símbolo de ciertos valores y creencias, sino que la imagen del dragón ha sido usada a menudo como emblema, representación del poder o figura heráldica.

Una de las representaciones heráldicas más interesantes es el Uroboros (serpiente o dragón urobórico), que muestra una serpiente o dragón que se muerde la cola o que, al menos, tiene la cola enroscada hasta tocar su boca. Simboliza la ciclicidad, el eterno retorno, y hay representaciones de este tipo en todo el mundo. El uroboros recibe el nombre de Shesha en los relatos hindúes, es llamado Jormungand en la mitología nórdica y es uno de los sellos de Quetzalcoatl. En la heráldica occidental formó parte del estandarte de la Orden de los Caballeros del Dragón.

Otra imagen muy extendida es la del Wyvern o Guiverno, que también es llamado dragón heráldico y se encuentra sobre todo en los países anglosajones, tanto en escudos y banderas como como símbolo de ciertas familias nobles. Por ejemplo, el escudo de Londres muestra a dos de estos seres en actitud rampante. Era un símbolo pagano y se supone que muestra a un dragón protector de la familia, con un aguijón en la cola y capaz de lanzar hechizos. Actualmente esta imagen forma parte de la bandera de Gales

Y uno de los dragones más presentes en el imaginario europeo era el drakkar vikingo, esculturas de dragones (normalmente sólo representando la cabeza y el cuello) de dragones feroces que se colocaban como mascarón de proa de los barcos. Su función era de protección: los vikingos llevaban el drakar cuando marchaban a guerrear porque creían que el dragón asustaría a los espíritus protectores de los enemigos, y nunca se usaba en tiempo de paz o en barcos que mercadeasen. De hecho, en una versión del Landnámabók o Libro de las Colonizaciones donde se menciona una antigua ley de Islandia que prohíbe tener una cabeza de dragón en el mascarón de proa cuando se llega a puerto, pues se consideraba señal de guerra.

Por otra parte, el dragón de tradición oriental, que durante siglos adornó la vestimenta de los emperadores chinos, aparece en la bandera de Bhutan. En este caso, se trata del Druk, el dragón del trueno, que se coloca como nexo de unión entre el poder civil y el poder religioso.

Deja un comentario