Todos los Dragones de juego de tronos la serie

Todos los Dragones de juego de tronos la serie

Dragones de Games of Thrones (GoT)

En Juego de Tronos, los dragones son los principales protagonistas. Ellos ayudaron a crear el universo en el que desarrolla la historia dando el poder a la casa Targaryen, que era la única capaz de controlarlos, y sin ellos el argumento de la saga sería mucho menos interesante.

Su historia, tal y como la cuenta George R.R. Martin en sus novelas, es la siguiente: fueron los valirios los que encontraron en las cumbres de las Montañas de los Catorce Fuegos, en Poniente los primeros huevos de dragón y domesticaron a las bestias. Se convirtieron así en jinetes de dragón, guerreros cuyas monturas terribles arrasaban ciudades enteras en cuestión de horas y que conquistaron Essos desde el cielo. El rey de los valirios era Aegon el Conquistador, que cabalgaba a lomos del dragón más terrible nunca habido, un monstruo temible, como demuestra el apodo que le pusieron en su tiempo, el Terror Negro, y la calavera gigantesca que aún se conserva en los sótanos de la Fortaleza Roja de Desembarco del Rey.

Este dragón se llamaba Balerion en honor a un antiguo dios valirio, y era la bestia más gigantesca nunca vista por los hombres: con una envergadura inmensa, su vuelo oscurecía el día, sus dientes eran grandes como espadas e igual de afiladas y habría podido tragarse un mamut entero sin que eso llegase a saciar su hambre. Era completamente negro, aunque desprendía reflejos rojizos, y escupía un fuego del mismo color. Sirvió a Aegon hasta la muerte de este, y luego a su hijo, Maegor el cruel, y a la hija de éste, Aerea, cuando quiso escapar de casa de su madre. Ya viejo y herido, se instaló en Pozo Dragón, siendo el primer ocupante de esa especie de reserva de dragones.

Balerion tenía dos compañeras, Meraxes y Vhagar.

Meraxes era un dragón metálico, con escamas plateadas y ojos dorados, y fue la montura de la reina Rhaenys Targaryen, hermana y esposa de Aegon. Vhagar, el más pequeño de los tres dragones, podía tragarse a un caballo y su jinete de un bocado y tenía un fuego tan ardiente que podía cocinar a los caballeros dentro de sus propias armaduras. Era la montura de Vhisenya Targaryen, hermana y esposa de Aegon, y vivió lo suficiente para convertirse en el mayor dragón de los Siete Reinos tras la muerte de Balerion. En su momento de mayor gloria su rugido era tan potente como para que los cimientos de las ciudades temblasen.

Desde entonces, todos los Targaryen montaron dragones y nombres como Caraxes, Borrasca, Danzarina Lunar o Sueñafuego infundieron temor en el corazón de los hombres. Sin embargo, en la acción presente de Juego de Tronos, los dragones son una especie extinguida tras una larga decadencia que llevó a las enormes y poderosas criaturas de la época de Aegon a degenerar hasta convertirse en simples lagartos que sobrevivían con las sobras de los humanos en Pozo Dragón. No obstante, un regalo hecho a Daenerys Targaryen el día de su boda con Khal Drogo cambiará eso: la autoinmolación de la Khaleessi en la pira funeraria de su esposo da la vida a tres nuevos dragones nacidos de huevos fosilizados a los que ella bautiza como Drogon (por Khal Drogo), Rhaegal (por su hermano mayor, muerto a manos de Robert Baratheon) y  Viserion (por su hermano gemelo, Viserys).

 

Deja un comentario